EL COMEDOR

Gracias a la alimentación es posible que organicemos nuestro cuerpo para que sea un instrumento cada vez más apto para los impulsos de nuestra vida espiritual. Hemos de comer de cierto modo para que no se haga realidad la frase de que “nos convertimos en lo que comemos”.

Rudolf Steiner

El Corazón del comedor: 
El comedor Waldorf se caracteriza por extender el ritmo de la pedagogía también al momento de la comida, que se entiende como un tiempo donde no solamente nuestros hijos e hijas se alimentan por la boca… sino que es un momento de encuentro, de respirar, de escucharse… de aprender del otro. Niños y niñas se atreven a probar alimentos nuevos, conocen los procesos de digestión… el comer en grupo enriquece, pues es un acto social del que todos participamos en muchos momentos.
El comedor no es sólo lo que comen los niños y niñas,  sino rutinas, ritmos, formas de hacer, emociones y sobre todo SENSACIONES, que impregnan desde el ambiente de armonía hasta los alimentos, su forma, olor, tacto, cómo llegan hasta la mesa o cómo se elaboran.

CONOCE MÁS SOBRE NUESTRO PROYECTO

Nuestra Escuela ya es un referente en pedagogía y ahora se posiciona como un marco en el que la cocina y la alimentación saludable y consciente son las claves.

Con un comedor propio y una cocinera experta en alimentación sana, equilibrada para las niñas y niños, el alumnado se alimenta tanto en el desayuno como en la comida conproductos frescos, de temporada, con una dieta equilibrada y sana, y sobre todo, desde el cariño y el respeto por algo tan importante como es la alimentación de la infancia

Además, se integra dentro de una alimentación consciente, pues no sólo importa lo que se come sino cómo se come; la pausa, el respeto a la tierra que produce los alimentos, las canciones y las rutinas que se llevan a cabo contribuyen a mejorar los procesos digestivos y la conciencia de cada niña y niño por el alimento. No se tira comida, escuchamos a los amigos que quieren contar historias, damos las gracias, probamos todo, hasta “hacernos amigos de cada alimento”.

LOS RITMOS DEL COMEDOR

Para integrar una alimentación consciente, en el comedor se siguen las siguientes rutinas:

  • Todos los días contamos cuántos somos, para preparar los cuencos y cubiertos

  • Cada niña/o tiene su propia servilleta, de un color diferente

  • Antes de comer, hacemos juegos de dedos y cantamos una canción (siempre acorde con la época del año)

  • Al repartir la comida, preguntamos si queremos mucha cantidad o poca; podemos repetir pero no nos gusta tirar comida

  • Durante la comida, quien quiera puede contar algo, mientras los demás escuchamos con atención

  • Al terminar, todo recogemos nuestro cuenco y vaso, y ayudamos a recoger

  • Nos vamos todos a lavar las manos, la cara y los dientes

SOMOS ASÍ

Comedor saludableeducativosostenible justo, con la intención de integrar la alimentación ecológica en nuestro programa educativo y nuestra filosofía de vida. 

implicación de los padres a través de talleres de cocina saludable que busquen continuar una línea alimentaria en el ámbito familiar coherente con la que se da en la escuela. 

Queremos crear consciencia. Generar transformación social, sensibilizar en valores prácticas sociales, crear hábitos alimentarios saludables y sostenibles, así como potenciar un consumo responsable en la comunidad.

Queremos hacer de los comedores escolares lugares de encuentro en los que la fruta, la verdura, el pescado, las legumbres y los cereales integrales destierren a los fritos, los procesados y los azúcares refinados. Queremos aportar valores a los niñas y las niños de hoy, sabiendo que serán las ciudadanas y los ciudadanos del futuro.

Alimentación de CALIDAD, SANA, JUSTA y EQUILIBRADA

Talleres de NUTRICIÓN Infantil y Familiar.

Producto FRESCO ECOLÓGICO y de TEMPORADA.

Menús variados sin conservantes ni aditivos, mayormente de origen VEGETAL sin ultraprocesados ni azúcares.

Cocina SOSTENIBLE y respetuosa con el MEDIO AMBIENTE.

Ensaladas, granos INTEGRALES (cereales, pasta y arroces). Proteína vegetal (legumbres) o animal (carne y pescado), FRUTA fresca y SEMILLAS.

Escuela comprometida con la reducción de plásticos: RESIDUOS CERO.

Fomento de HÁBITOS alimentarios saludables.

Visitas a HUERTOS ecológicos y productores locales de KM.0.

Patrones de CONSUMO.

Devolver al plato alimentos con mayor SABOR, valor NUTRITIVO y garantías para la SALUD.