El pasado día 9 de enero pudimos contar con la suerte de tener entre nosotros a María Victoria Sanabria, euritmista afincada en Londres, que nos ofreció la oportunidad de indagar y conocer algo más sobre esta profunda y necesaria especialidad, la Euritmia.

Desde un delicioso lenguaje y un vocabulario sencillo y a la vez enriquecido, pudimos descubrir la íntima conexión que existe entre todas las personas, el lenguaje y el movimiento. Abordamos el vínculo que establecemos desde que comenzamos a emitir los primeros sonidos, hasta un lenguaje más elaborado, y cómo este nexo fluye desde la naturaleza, desde lo que realmente nos hace personas.

A partir de un enfoque teórico-práctico, hemos aprendido los grandes beneficios que un trabajo tan específico tiene sobre las niñas y niños, sobre su voluntad, su lenguaje, su capacidad para sentir y conocer su propio cuerpo y sus límites

Además como adultos hicimos una muestra práctica para vivenciar cómo el lenguaje, la poesía, la música, beben de lo que la Humanidad en sí misma contiene, y poder ser parte de una capacidad expresiva de tal grado nos hace personas afortunadas. Lo mejor de todo es que todas y todos somos afortunados, porque dentro de nuestro ser nace y vive esta capacidad innata de expresión y conocimiento. Es nuestro camino el descubrirlo

La pedagogía Waldorf ofrece esta especialidad al alumnado, pues sólo desde la íntima conexión de las niñas y niños consigo mismos, llegarán a conocerse mejor a sí mismos, y por tanto, al mundo que les rodea.

¡Muchas gracias María Victoria!