Artículo en revista Asociación Waldorf

Artículo en revista Asociación Waldorf

-SONETO PARA ELLOS-

Ellos tan puros, tan radiantes soles…

Iluminan las playas y los campos,

Consiguen eliminar los quebrantos

Inundando el mundo de colores.

Junto a ellos nacen más lindas las flores

Seres fantásticos renacen; tantos…

Tantos como melodías y cantos.

Con sus sonrisas cantan ruiseñores.

 

Entre los naranjos y los olivos

Ellos cantan, corren y juguetean,

Investigando piñas de los pinos.

 

Y mientras miro como saborean

Cada instante de la vida los niños

La niña que hay en mí campanillea.

 

Marina García Espartosa

Nuestra pequeña gran familia sigue aumentando, la gran apuesta que hicimos las maestras empieza a dar sus frutos y los niños y niñas van llegando a nuestro precioso nuevo espacio. Jugando felices y descubriendo las infinitas posibilidades del espacio como sólo ellos, con su eterna fantasía, saben hacer.

Hicimos una excursión al Real Jardín Botánico de Córdoba y fue toda una aventura para todos y todas. Vimos tantos tipos diferentes de plantitas, de árboles, de flores… vimos hasta un animal muy peculiar: ¡un gallipato!

Ahora que llega el buen tiempo podremos disfrutar de las flores de nuestro propio jardín y ver cómo crecen las semillas y bulbos que hemos ido plantando este tiempo atrás.

Un abrazo muy fuerte compañeros y compañeras del claustro de la escuela Waldorf de Córdoba.

Fdo. Marina García, maestra de maternal de nuestra escuelita.

“La etapa de educación infantil debería estar llena de lenguaje oral y de juego libre”

“La etapa de educación infantil debería estar llena de lenguaje oral y de juego libre”

Córdoba se ha convertido esta tarde en la capital de la innovación pedagógica. El salón de actos de la Facultad de Ciencias de la Educación ha acogido las “I Jornadas de Innovación pedagógica: transformando la educación”, organizadas en colaboración con nuestra Asociación Sin Ánimo de Lucro.

El objetivo de las jornadas ha sido analizar la posibilidad de transformar la educación pública introduciendo innovaciones pedagógicas que apuestan por aprender a través de las vivencias antes que memorizando nociones.

Para ello, la logopeda y pedagoga Waldorf Tamara Chubarovsky ha explicado acerca de la importancia del movimiento, de la voz y de las rimas en la práctica en el aula y en el mismo hogar para fomentar el aprendizaje. Ha afirmado que “la etapa de educación infantil debería estar llena de lenguaje oral y de juego libre” y que “el movimiento tiene una influencia clara en el aprendizaje”. Ha destacado además que en los primeros años de vida no se trata de enseñar, sino de preparar al niño o la niña para aprender”.

Tamara Chubarovsky es pedagoga Waldorf y terapeuta del lenguaje Waldorf (Arte de la Palabra), especializada en crecimiento personal a través de la voz y en el desarrollo sensomotor y del lenguaje en la infancia. Es la creadora de la Terapia holística de la voz y el lenguaje, para el tratamiento de problemas específicos del lenguaje y la voz (dislalias, disfemia y disfonía), así como para armonizar en los niños aspectos mentales, físicos y emocionales, ayudándolos a centrarse, relajarse o activarse.

En su ponencia ha afirmado que “es dramático ver a niños y niñas de 4 o 5 años con movimientos incontrolados porque se les obliga a estar quietos y sentados” y que “el niño tendría que empezar a leer y escribir cuando su destreza corporal lo permita. La escuela debería asegurarnos estímulos de movimiento. Para leer y escribir 5 meses sobran si estamos preparados”. Por otra parte ha destacado que “hay un impulso e intención de cambio en la educación y esto es admirable”.

Tras esta intervención, se ha celebrado una mesa redonda sobre la innovación pedagógica con Tamara Chubarovsky; la Decana de la Facultad de Ciencias de la Educación, María del Mar García Cabrera; la Directora del Centro de Educación de Profesorado Luisa Revuelta – Doña Elisa Hidalgo Ruiz -; el Director del C.E.I.P La Albolafia – D. Ximo Roig Padila – que ha contado su experiencia de comunidad de aprendizaje; y la Directora del CEIP Santos Mártires, centro pionero en trabajo por proyectos, Doña Otilia M. Guzmán.

En la mesa redonda se han abarcado temas como la posibilidad y oportunidad de la introducción de las innovaciones pedagógicas en la educación pública; el por qué de la importancia errónea de un currículum de acumulación de conocimientos frente a un necesario aprendizaje basado en vivir la experiencia. Además, se ha hablado de la posibilidad de una escuela primaria sin libros de texto. Y se ha analizado en qué se está trabajando e investigando en las facultades de Magisterio para que otra educación sea posible, aplicando esas innovaciones pedagógicas en sus programas de estudios.

Las jornadas de hoy son la primera edición de una cita anual con la innovación pedagógica en Córdoba, fruto de una colaboración entre la Facultad de Educación y la Asociación Waldorf. El objetivo de estas jornadas es dar a conocer en el ámbito público las innovaciones pedagógicas que se están aplicando en otros países y que en España por ahora solo tienen cabida en algunos centros públicos de forma muy aislada y en el sistema privado, como la pedagogía Waldorf. Estas jornadas quieren ser la oportunidad de reflexionar y sensibilizar sobre otras maneras de educar, para que las instituciones públicas se comprometan a introducir de forma generalizada innovaciones pedagógicas dentro de los centros públicos.

La diferencia entre aprender y saber: una primaria para mentes creativas

La diferencia entre aprender y saber: una primaria para mentes creativas

El pasado 11 de marzo nos convertimos en niños y entramos en el reino de Chunchurumbel

En el reino de Chunchurumbel los padres se convierten en niños para aprender como sus hijos trabajarán en una clase de primaria Waldorf. En ese reino, las letras se convierten en habitantes, con historias, formas, canciones y movimiento. Y los números, lejos de ser simplemente un concepto, se tornan en ritmo, realidad, experiencia.

Es así que descubrimos que cuando todo nuestro ser – la mente, el cuerpo y el alma – participa en el proceso del aprendizaje…entonces sí: se aprende de verdad. El pasado domingo, José Luis García, maestro Waldorf de primaria, nos dio el privilegio de participar en la clase a la que todos hubiésemos querido asistir a los seis años.

El trabajo de las primeras horas de la mañana está basado en el movimiento. Sólo si intervienen también la energía y el cuerpo, el niño se podrá involucrar verdaderamente en el proceso de aprendizaje. Un niño sentado en una silla, a las 9 de la mañana, es un niño inquieto o adormilado, aburrido, medio pendiente de la clase y medio pendiente de su imaginación. Sin embargo, si la clase no empieza en un pupitre, sino bailando y cantando rimas en un corro, el niño está presente, vive lo que el maestro cuenta: no se sabe los conceptos de memoria durante un día, sino lo aprende de verdad y forman parte de su ser.

El domingo descubrimos que las vocales son hijas de un rey, tienen voz y también forma. Se pueden escribir con el cuerpo, a través de trazos que nunca se olvidarán. Descubrimos que los números son ritmos y palmadas y que las tablas de multiplicar pueden ser divertidas si se viven con pasos y canciones, y no se nos olvidan si forman parte de una experiencia. Descubrimos que la geografía se puede aprender bailando pasos en forma de valle y de monte. Descubrimos que la fauna del bosque se convierte en parte de nosotros si la representamos en un teatro.

Acabamos maravillados, alegres y con ganas de aprender más…y descansar. Es en este momento que el maestro nos dejó sentar en los pupitres, para una fase más estática del aprendizaje. En una clase Waldorf, la segunda parte de la mañana se dedica a las especialidades: ya entendimos el porqué.

Fue un taller vivencial que nos hizo entender que no es importante saber. El conocimiento es infinito. Siempre se nos quedará algo atrás. Lo más importante es saber aprender, tener sed de aprendizaje continuo. Es a esta pasión infinita por descubrir y vivir a la que se educa a los niños en la pedagogía Waldorf. Como padres, tenemos la oportunidad de regalar esta educación a nuestros hijos.