La familia es la base del desarrollo y el aprendizaje de todo ser humano. Representa el núcleo en el que aprendemos a relacionarnos y es el lugar donde se crea nuestra forma de ver y de estar en el mundo. Sin embargo, estamos viviendo un tiempo de cambio donde los modelos de las últimas décadas han dejado de ser una referencia a seguir y los nuevos modelos están en sus primeras generaciones, por lo que estamos sin referentes sólidos, llenos de dudas y de dificultades, que en ocasiones son difíciles de compartir en nuestro entorno. No existe una única forma de crianza, cada familia es única y los modos son diversos. Partimos de que no hay fórmulas mágicas, ni madres o padres perfectos… cuando criamos a nuestros hijos. La presente propuesta de trabajo va dirigida a apoyar una “guía propia de la crianza”.

Proponemos encuentros quincenales, iniciando el viernes 1 de febrero de 17:30h. a 20:00h. en la Escuela Waldorf de Córdoba (c/ Poeta Paredes, 25). Los encuentros se prolongarán hasta el 21 de junio.

La experiencia de ser padre o madre es subjetiva y tiene que ver con cómo somos como personas: somos la misma madre/padre que somos como persona. Así pues: ¿cómo es nuestra relación con el amor? ¿y con la frustración o con la rabia? ¿cómo es nuestra paciencia? ¿cómo vivimos los límites? ¿y el miedo? ¿cómo es la relación con nuestros padres? A través de la vivencia de puntos clave generaremos un mayor conocimiento, tanto propio como del momento que está viviendo nuestra hija/o, y podremos desarrollar mejores herramientas de acompañamiento con ellos/as.

La crianza también afecta a la pareja. Lejos de la convicción tradicional de que la llegada a la maternidad y paternidad afianza la pareja, la crianza trae una reconfiguración de la pareja que puede desestabilizar la relación, puede ser fuente de conflicto o reforzar la división sexual del trabajo en el hogar.

La conciencia del sistema es el primer paso para su transformación.

Creemos que el mayor gesto de amor que podemos mostrar a nuestros hijos/as es relacionarnos con ellas/os con toda nuestra esencia; al fin y al cabo, así nos eligieron como padres y madres. Vincularemos nuestra forma de crianza con nuestra propia manera de ser, para poder encontrar nuestro propio sistema de crianza.

¿Quieres tener más información o compartirla con alguien que creas que le pueda interesar?

La aportación para participar en este curso es de 20 euros por persona al mes.