Marta Jiménez, mamá de Emma y Chloe (primaria e infantil) nos cuenta la experiencia vivida en la jornada de limpieza de entornos naturales:

El pasado Viernes tuve la gran suerte de acompañar a los niños y niñas de primaria en una jornada muy especial gracias al proyecto de voluntariado para la limpieza de entornos naturales, promovido por Sadeco. 

Visitamos la entrada al olivar que comunica con la carretera de las Ermitas, una zona de sierra con mucho encanto en un entorno especial y la vez tan cercano a esta bonita ciudad.

Nos impacto mucho el contraste que pudimos observar, la zona da verdadera lástima, lleno de bolsas y enseres de restaurantes de comida rápida, papeles, latas y botellas de cristal. Sin haber avanzado demasiado ya teníamos casi todas las bolsas llenas y en muy poco tiempo. Los propios niños y niñas se sorprendían de que hubiera tanta basura tirada y no lo entendían, al igual que yo. ¿Tan difícil es llevarse lo que uno trae? 

A todos nos gusta dar una paseo por la naturaleza, respirar aire puro, observarlo y disfrutarlo. Por ello y también por ellos no debemos mirar a otro lado, es un problema real y muy cercano. La palabra educación es muy amplia y debemos cubrir todos los ámbitos, que por nosotros que no quede. 

Repetiremos la experiencia seguro, pues la educación ambiental es fundamental para nuestro futuro y gracias a Sadeco pudimos experimentarla y vivirla más de cerca, y todo lo que se vive se integra.

P.D. Al terminar la recogida de basura nos adentramos al campo y… de una semana para otra habían crecido mantos de flores amarillas y blancas, preciosas. No estropearlas está en la mano de todos.